sábado, marzo 11, 2006

Aquello que detona el corazón


Los besos,  dulce comunión




Cuando los labios se convierten en un centro de gravedad, una dulce y codiciada tierra para hacer un aterrizaje forzoso; sublime invitación a compartir más allá de un soplo de vida, en donde los viajeros construyen un mundo en cada beso. Cierra los ojos, deja perderte a instantes , permite que esta magia envuelva tu mundo y el mío...

Los ósculos como les llaman los amigos del enigma, traspasan el tiempo al ritmo de la música de nuestra caja sonora: el corazón..¿Cómo surgió? La génesis de los besos es difícil de definir, ya que han estado ahí siempre. Cuando se desea a alguien fervientemente se le dice: “te voy a comer a besos”; una explicación podría ser que el hombre tiene instintos natos como es el sexual y el comer. Los animales preparan sus alimentos despedazándolos y aderezándolos con saliva.

Ya desde los albores de la civilización humana hay pruebas de ello.. En la antigua Grecia se reverenciaba a los besos; en el mundo islámico no sólo se proporcionaban, sino se exigían. En la India con el Kamasutra y el Ananga-Ranga al igual que en China con Li Tung-Hsuan y “El arte del amor”, sabían perfectamente cómo un beso era sólo la “antesala” de una entrega amorosa..

Los cristianos del medioevo empezaron a difamar esta manifestación de amor, aunque hubo gente como Mechthilia (o Magdeburg) y Margaretha de Ypernm que describían en dibujos sus “alucinaciones” de como Cristo las besaba. A veces, aún sin pensar en sexo era ilícito que un cristiano menor a los 20 años besara de manera “licenciosa”.

En la época de juglares y trovadores se veía a la mujer como un ser idealizado y superior a la cual el enamorado le rendía culto y vasallaje, es por eso que darle un beso en el dorso de su mano era algo excepcional , y más si su dama le plantaba uno en la mejilla, símbolo de gratitud y regalo que se le podría ofrecer a un caballero andante por haber ganado una batalla o una gran hazaña

Y así podríamos divagar en diferentes momentos de la Historia describiendo el valor de los besos , lo que podemos decir es que los besos siempre han sido los mismos emisarios del deseo entre los seres humanos, habrá besos mas tiernos que otros, mas pasionales y sexuales que otros, aunque por ahí camina un beso frió y sin sabor como el de Judas.

El besarse es parte de un rico lenguaje, es lo que se define como comunicación no verbal, mientras más contacto y relación tengamos con un a persona esta manifestación de afecto será más calurosa y aventurada, desde dar la mano y un beso en la mejilla o hasta unos besos de película con efecto de ascensor.

Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Julio Cortázar “Rayuela” capítulo VII

4 comentarios:

Jorge Vázquez Castañeda dijo...

¡¡Wow!! "Besos con efecto de ascensor"

¿Cómo son esos? :p Al menos suenan fantásticos... :)

Anónimo dijo...

Hola niña! Plis no te asustes ok? jajaja soy tu compañero de alemán... no solo te viste padrísimo, eres interesante y tienes manos de artesana, tu blog está de lujo y este del beso está genial, sumamente cautivador para un escorpio jajaja. Me encantó estar contigo hoy, a ver si mañana seme hace ir contigo a la expo. Cuídate! Ciao! Carlos.

Karlaaaa dijo...

auuuuuuuushhh RAK!
TE LA PUEDES RIFAR MáS?!?!

que belloooo
jaja me inspiro :D

eaeaeaea!!! quien es carlos?!?!
;]
♥ mwa

Anónimo dijo...

De la teoria a la practica, sin duda me quedo con la practica...tu sabes de que hablo.

¡Ideas del Tostador!

¡Ideas del Tostador!