jueves, marzo 23, 2006


PRASHADA
En comunión espiritual con los sentidos



¿Cuántas veces la comida diaria no se ha vuelto una maldita rutina? algo que hacemos por una mera inercia, un juego , una pelea con el tenedor para sobrevivir. La rutina mata, del plato a la boca y de la boca plato, un círculo vicioso.

El comer se puede convertir en un arte. Es el sentir los sabores y olores de un “guiso”(cualquiera que fuese) y dejarse llevar por su perfume , el cual a través del tiempo se podrán evocar las veces que uno insista en ello. Tener satisfacción y dicha en una sentada a la mesa es poco usual hoy en día debido al que el tiempo nos come y nos carcome la vida.

La comida hindú tiene la cualidad de acercarnos a lo vivo, a lo consciente, la certeza de poder alimentar nuestro cuerpo, pero también el espíritu, así es la Prashada , de frutos benditos del jardín de Krishna, se toma lo que necesitamos sin pretensiones de nada, es el simple hecho de estar en comunión con él a través de los sentidos, sobre todo con la lengua, voraz e incontrolable.

Prashada significa “la misericordia de Dios” son viandas ofrecidas a Krishna, las cuales se elaboran con la conciencia del propio Krishna. Su elaboración no es sólo meterse a una cocina ,llevarlo a la mesa y comer, es todo un ritual que se debe cumplir .Para entrar a la cocina hay que estar descalzos y bañados, ya que se considera como el segundo altar, mientras se está cocinando se dicen mantras como el maja-mantra (control de la mente) y no se prueba nada de lo que se elabore porque no es para satisfacer nuestro placer, primero hay que satisfacer los sentidos de Krishna. .Él la bendice cuando uno ha terminado de cocinar Prashada.

Lista para el altar

Cuando se termina el proceso de elaboración los alimentos sagrados son llevados en pequeños platos y bases , se llevan al altar ofrecidos en una hoja de Tulasi ( la sirvienta de Dios).Se cantan unos Pranams para agradecer y alabar a los maestros , luego a solas se ora el Pancatatua (las cinco energías de Krishna) y luego una pequeña oración en sánscrito, el mana mantra en la cual los fieles piden perdón por las ofensas que cometieron además de ser una invitación para que él la pruebe. Ya después de todo esto se esperan 10 minutos para que Krishna las coma y se aplaude 3 veces para avisar que se retirará el plato, eso es Prashada , el remanente que dejó Krishna que se devuelve a la comida en donde convida de sus virtudes y poderes místicos a sus creyentes.
Los discípulos después de la comida se esperan a que su maestro deje el plato para en secreto ir y tomar sus sobras y así recibir algo bueno de él..

Armonía de sabores mágicos

En los templos se elaboran 64 tipos diferentes de preparaciones para ofrecerlos a lo largo del día. El que llega a probar Prashada además de quedar satisfecho puede decir que sabe diferente y el cuerpo se siente distinto después de comerla.

La cocina hindú tiene la característica de tener matices picantes, donde su principal característica es su aroma y su increíble sabor , libre de carne y productos químicos que dañen el cuerpo. Algunas especies sagradas que se utilizan son: la asafétida (una resina de árbol, híbrido que sabe entre ajo y cebolla con la propiedad de regular la energía sexual), cúrcuma, masala (que al igual que el curry son una amalgama de diversas especies), fenogreco, jengibre, canela, nuez moscada y estrella de anís, pimienta entre otros.

No hay una receta asi tal cual de Prashada, ya que esta comida es sagrada y sólo basta con tener la intención y la conciencia de lo que se prepara con los alimentos al oferndarla a Krishna.

3 comentarios:

Javier Castillo dijo...

Muy interesante tu Post! Yo había estado comiendo eventualmente comida en un tempo hare krishna y hasta hace poco pregunte sobre el siginificado de comer. Me explicaron que era prashada pero no tan a detalle como tu lo has escrito.

A mi me gusta cocinar aunque no son muy bueno, pero lo disfruto mucho.

Un abrazo, ciao ciao!

Anónimo dijo...

Que lindo tu comentario, hare krishna.

Anónimo dijo...

Me encanto tu post!!! wow!!

¡Ideas del Tostador!

¡Ideas del Tostador!